LAS TRABAJADORAS DE LA RESIDENCIA DE LA TERCERA EDAD DE CASTRO DENUNCIAN FALTA DE MEDIDAS PREVENTIVAS ANTE EL BROTE DE SARNA QUE HA AFECTADO A 3 RESIDENTES

 

EL SINDICATO UGT CONSIDERA QUE HA HABIDO POSIBILIDAD DE CONTAGIO ENTRE LAS TRABAJADORAS. DOS DE ELLAS HAN SIDO CONTROLADAS Y UNA ESTÁ SIENDO TRATADA PREVENTIVAMENTE

La Sección sindical de UGT ha hecho público un comunicado sobre los tres casos de sarna detectados a finales de abril en la Residencia de la tercera edad de Castro Urdiales que «han podido afectar a la salud de, al menos dos trabajadoras que han sido sometidas a pruebas, y aunque en principio ambas han dado negativo, al menos una de ellas está siendo tratada preventivamente».

Para las trabajadoras, dicen que «ésta es la gota que colma el vaso y que viene a reafirmar la falta de medidas preventivas que llevan tiempo reclamando a la empresa».

Aseguran que «la sobrecarga de trabajo debido a la escasez de personal, la falta de medidas de protección colectiva y de ayudas mecánicas inciden contInuamente en la salud de estas trabajadoras que ven dañada su salud tanto a nivel músculo esquelético como psicosocial y, como en este último caso, debido a los riesgos biológicos».
Por ello, las trabajadoras vienen reclamando a la empresa la adopción de medidas preventivas que eliminen dichos riesgos.

Desde la Sección Sindical de UGT consideran que «es evidente que las medidas de protección son ineficaces ya que, a pesar de cumplir el protocolo establecido respecto al lavado de uniforme en la Residencia y el uso continuado de guantes, ha habido posibilidad de contagio».

De ahí, que exigen a la empresa, una vez más, «que cumpla con su obligación de protegerlas frente a los riesgos laborales y garantizarles una protección en materia de seguridad y salud».
Opinan que hoy ha sido el brote de sarna pero creen que cada día su salud «está en juego». Aseguran que «se ha actuado tarde y mal con las trabajadoras», y que no pueden continuar así ya que su salud «no es juego» sino «un derecho».