COMIENZAN LAS OBRAS DE COLOCACIÓN DE ANDAMIOS CON VISERA PARA HABILITAR DE NUEVO EL TRÁNSITO DE PEATONES BAJO EL HOTEL MIRAMAR

 

Casi un mes después de que el Ayuntamiento de Castro Urdiales anunciara la reapertura del paseo bajo el hotel Miramar con la ejecución de unas obras cuyo coste repercutirá a Costas, comienzan a llegar hoy los materiales.

El pasado 21 de diciembre se firmó un decreto para realizar la ejecución subsidiaria de unas obras para colocar unos andamios con visera que permitan habilitar el tránsito de peatones bajo el edificio del Miramar, una vez que Costas obvió la orden de ejecución dictada a tal efecto por el Ayuntamiento.

En junio de 2017, ante la caída de cristales y cascotes a la playa, el Ayuntamiento ordenó retirar los elementos en mal estado de la fachada del edificio a la Demarcación de Costas (dependiente del Ministerio de Medio Ambiente), que declinó la obligación por no haberse resuelto aún la transmisión del inmueble a ese organismo, por lo que el Ayuntamiento colocó una valla perimetral en la playa para evitar daños por caídas de objetos a bañistas y usuarios del arenal.

Comenzado 2018, al haberse traspasado la titularidad del edificio a Costas, el Ayuntamiento requirió nuevamente la retirada de elementos peligrosos de la fachada del edificio, y entonces Costas colocó una nueva valla protectora, pero no sólo en la playa sino también en la zona peatonal y ciclista, presentado un plan de actuación para retirar las plaquetas y tapiar las ventanas para evitar intrusiones.

Pasado el tiempo, la administración del Estado seguía sin retirar los elementos peligrosos mientras que el paso para viandantes y ciclistas continuaba cortado, ante lo que el Ayuntamiento, en un intento de colaboración entre administraciones públicas, planteó la alternativa de colocar un andamio con viseras para habilitar el paso.

Como ni las órdenes dictadas, ni la alternativa propuesta fueron acometidas por la Demarcación de Costas, el Ayuntamiento inició un procedimiento de ejecución subsidiaria, dando audiencia a ese organismo como marca la ley, que de nuevo no fue respondida. A partir de ese momento, el Ayuntamiento podía ya contratar los trabajos que permitan reabrir el paso, repercutiendo el importe a Costas y permitiendo así que los ciudadanos disfruten nuevamente del paseo de la playa de Brazomar sin el corte actual.