CLN INCORPORA PRESTARÁ EN LOS DOS PRÓXIMOS AÑOS SERVICIOS AUXILIARES EN LAS INSTALACIONES DEPORTIVAS, EDUCATIVAS Y CULTURALES DE CASTRO

 

EL TRIBUNAL ADMINISTRATIVO CENTRAL DE RECURSOS INADMITE EL RECURSO DE LA EMPRESA DELTA CONTROL Y SERVICIOS CONTRA LA ADJUDICACIÓN DEL CONTRATO DE SERVICIOS AUXILIARES HECHA POR EL AYUNTAMIENTO

El Tribunal administrativo central de recursos contractuales ha inadmitido íntegramente el recurso interpuesto por la empresa Delta Control y Servicios S.L contra el decreto de la alcaldía de Castro Urdiales del pasado 31 de julio de 2018 por el que se adjudicó a CLN Incorpora S.L el contrato de prestación de servicios auxiliares en instalaciones, deportivas, educativas y culturales del Ayuntamiento con un valor estimado de 913.400 euros. El contrato tiene una vigencia de dos años con posibilidad de prórroga.

Con esta resolución se levanta la medida provisional adoptada por el Tribunal el día 6 de septiembre de 2018 de mantener la suspensión del procedimiento de contratación hasta la resolución del recurso.

La resolución es definitiva en la vía administrativa y contra la misma cabe interponer recurso contencioso-administrativo ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, en el plazo dos meses, a contar desde el día siguiente a la recepción de la notificación.

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Castro Urdiales adjudicó este contrato de servicios auxiliares a la empresa CLN Incorpora, S.L con una puntuación total de 75 puntos tras sumar los criterios económicos y técnicos y las mejoras propuestas.

En segundo lugar quedó la empresa Delta Control y Servicios con un total de 74,41 puntos.

Esta empresa presentó en agosto un recurso especial en materia de contratación al considerar que “lo determinante para no resultar adjudicataria ha sido la valoración que la Administración ha hecho de las mejoras propuestas por los licitadores”, pidiendo la anulación de todo el procedimiento de licitación y la adjudicación. En el recurso no aportó un dictamen técnico contradictorio ni solicitó el recibimiento del recurso a prueba.

Por su parte, el Ayuntamiento de Castro Urdiales se defendió asegurando que “los pliegos eran muy claros sobre los tipos de mejoras que los contratistas podían ofrecer y cómo se habrían de valorar”. En todo caso, si se consideraba ilegal el contenido de los pliegos, se debería haber recurrido su redacción antes de formular las ofertas.

Además, “la empresa recurrente obtuvo la máxima puntuación para mejoras (15 puntos) por lo que la menor puntuación global respecto de la adjudicataria habría provenido de la valoración de criterios que dependían de fórmulas matemáticas, como el precio ofrecido”.

La empresa CLN Incorpora consideró extemporánea la presentación del recurso, al entender que Delta Control y Servicios debió si así lo consideraba impugnar en su día los pliegos sin que sea lícito que invoque su nulidad a posteriori.

El Tribunal considera que “en realidad se pretende una impugnación de la legalidad de los pliegos de contratación que se formula extemporáneamente. El licitador recurrente tuvo oportunidad de recurrir los pliegos en tiempo y forma y no lo hizo, por lo que resulta vinculado por su contenido sin poder discutirlos con posterioridad”.

Además, como recuerdan tanto el Ayuntamiento como la adjudicataria, la empresa recurrente obtuvo la puntuación máxima (15 sobre un total de 100) en el concepto de mejoras, que se funda en un motivado informe técnico de la propia Administración. “Por lo tanto el texto de los pliegos le favoreció, centrando la discusión en la diferencia con la valoración de las mejoras de los otros licitadores. Es decir, lo que realmente se pretende es considerar arbitraria e inmotivada es la puntuación dada a las mejoras ofrecidos por los otros licitadores. Sin embargo la recurrente ni aporta un informe técnico contradictorio al de la entidad contratante, ni solicita el recibimiento del recurso a prueba”, señala el Tribunal.