EL PP QUIERE QUE SE PARALICE EL PROCEDIMIENTO DE LICITACIÓN DEL PROYECTO DE REUNIFICACIÓN DEL MERCADO DE CASTRO Y QUE SE BUSQUE EL CONSENSO CON LOS PLACEROS

 

ANA URRESTARAZU APELA A LA RESPONSABILIDAD DEL PRC PARA APROBAR LA MOCIÓN QUE PRESENTARÁN AL PLENO CON EL FIN DE MODIFICAR EL PROYECTO

El PP buscará el apoyo del Pleno municipal para pedir al Gobierno regional que paralice el procedimiento de licitación pública del proyecto de reunificación de las plazas del mercado de Castro, “debido al rechazo casi unánime que genera entre los vendedores de dicho emplazamiento, y hasta consensuar con éstos un reparto de espacios que no perjudique a su actividad comercial”.

Así lo ha anunciado esta mañana la portavoz del grupo municipal del PP, Ana Urrestarazu, al dar a conocer la moción que presentará este partido para debatir en la sesión de noviembre.

Una propuesta que también incluye instar al alcalde a reunir, de manera urgente, a la Junta de portavoces para fijar un calendario de reuniones en las que se de voz ante los grupos políticos a representantes de todos los gremios de la plaza, técnicos municipales y equipo técnico de la Consejería de Obras Públicas del Gobierno regional a fin de plantear una modificación del proyecto para adaptarlo a las necesidades reales de vendedores y usuarios.

Urrestarazu ha insistido en que su partido apoya el proyecto de rehabilitación y reunificación del mercado siempre y cuando se realicen unos cambios para mejorarlo, ya que tal y como se ha esbozado “perjudica seriamente al comercio autónomo minorista de Castro”.
Según la edil, tras la conversación mantenida con los placeros se ha llegado a la conclusión de que el proyecto y sus demandas “son incompatibles”.

La concejala ha subrayado que los placeros se quejan de la pérdida de superficie en los nuevos puestos y cámaras frigoríficas, pasando de una superficie de 25 metros cuadrados a 13 m2, haciendo difícil el movimiento dentro del puesto a más de una persona. También las protestas se centran en la zona de pescadería y carnicería por su proximidad y los problemas de limpieza que acarrearía. En el área de frutas y verduras, se han diseñado neveras triangulares para cajas rectangulares y con una altura que las hacen poco prácticas. “Vemos cosas que son incompatibles”, ha señalado Urrestarazu, que cree que se puede hacer “un proyecto bonito y digno y que no enfade a todo el mundo”, por lo que ve imprescindible buscar el consenso de todos”.

La edil también ha recordado que de no lograr el apoyo mayoritario de los placeros, podría darse el caso de seguir teniendo dos plazas, ya que los vendedores no están obligados a trasladarse al nuevo mercado al tener unos derechos adquiridos.

Finalmente, Ana Urrestarazu apela a la responsabilidad del PRC para que puedan hacerse unas pequeñas modificaciones que sean consensuadas y beneficien a todos. “Ellos tienen la llave para decidir que se escuche a los placeros”, ha señalado.
De CastroVerde no espera apoyo alguno teniendo en cuenta que “su forma de actuar no es el diálogo y el consenso”.